Como nacen los signos de interrogación

¿De dónde vienen los signos de interrogación? la historia nos cuenta que este Concepto de interrogación apareció en latín y griego hasta el siglo octavo. Se sabe que anterior a esto, en algunas formas de escritura comúnmente las palabras escribían una tras otra, sin ningún espacio en blanco ni signos de puntuación.

La creación del actual signo de interrogación se remonta en la historia a la palabra de latín cuestión que significa pregunta, la cual comenzó a ser abreviada para indicar una pregunta, pero poco a poco fue tomando la forma que hoy conocemos.

Sin embargo un manuscrito Ciriaco que data del siglo quinto encontrado en el Sinaí Egipto contiene un símbolo similar a los dos puntos que hoy conocemos, pero que tras ser analizado por académicos de la Universidad de Cambrich, estos descubrieron que era en si una versión más antigua del signo de interrogación.

El siríaco que llegó a ser el principal lenguaje literario del medio oriente es un dialecto del arameo, lenguaje utilizado entre los siglos tercero y octavos.

Ejemplos de signos de interrogación

Aquí algunos ejemplos interesantes en el uso combinado de los signos de interrogación:

Hoy hizo un buen día. ¿Cómo estará el clima mañana?

Mami ¿De dónde vienen los niños?

¡Hay Por favor! ¿No puedes ver por donde caminas?

¡¿Dónde está mi carro?!

Como vemos, los signos de interrogación siempre van de entrada y salida como una forma de acentuar la pregunta para que se entienda en la expresión oral lo que queremos comunicar.

La ausencia de los signos de interrogación dificultan la forma de expresión de nuestro lenguaje verbal y escrito. Por eso se hace importante y necesario tenerlos siempre presentes.

Analizar los signos de interrogación en textos como una forma de ejercitar nuestro desarrollo gramatical.