Cómo contar cuentos creativos a los niños

Estamos seguros que si nos preguntaran cuál es el momento al que tenemos más cariño del día a día con nuestros hijos, muchas de vosotras diríamos que es el momento de contar un cuento a nuestros hijos.

Ese momento por la noche tan especial que sirve tanto para crear a una una bonita unión, sirve para aquellos aumenten su vocabulario, sirve para que aumente la imaginación, para mejorar la inteligencia emocional, para muchas cosas.

Contar cuentos creativos a los niños

Así aquí te dejamos algunos tips o consejos para que puedas contar mejores y más bonitos cuentos:

1. Empezando por la riqueza del vocabulario. Es importante ir añadiendo palabras poco a poco. Si escogemos un vocabulario demasiado rico, el niño acabará distrayéndose y perdiendo el hilo de la historia. Pero tampoco lo bajemos demasiado. Iremos aportando esas nuevas palabras que irán enriqueciendo su vocabulario y así podrán expresarse mejor y puedan aportar mejor sus propias ideas.

2. También es interesante alternar entre fantasía y realidad. Tanto para los personajes que un día pueden ser inventados, podemos inventar cuentos de princesas o seres de fantasía.  También la historia en sí a veces puedes en inventada y otras veces puede ser una anécdota de nuestra infancia o algo que le ha sucedido a los abuelos.

3. Si estás cansada o no tienes ganas de contar un cuento esa noche es mejor es dejarlo y solo leer un bonito libro, pues es mejor así que contar una historia sin entusiasmo ya que el cuento fundamentalmente es poner música, modular los tonos de la vos y hacerlo con alegría.

4. Deja que sean ellos quien también aporten a la historia. Ejemplo: “De repente el pirata abrió un arcón y dentro había…” y que sean ellos los que escojan al personaje,  porque nada le gusta más a los niños que sentirse protagonistas y para nosotros puede ser una manera de ir descubriendo qué es lo que les gusta y que llama la atención.

5. Tener algún soporte que pueda ayudar al inicio de la historia. A veces recortamos palabras y las juntamos en un bote y entonces sacamos una palabra clave esa noche y en función de esa palabra, alrededor de ella iremos construyendo la historia. Otras veces podemos utilizar imágenes muy bonitas sin ningún tipo de texto y que pueden servir para ser el inicio del cuento.