Cómo afrontar la muerte del cónyuge

La muerte del esposo o la esposa produce una gran ansiedad emocional a cualquier edad. El que sobrevive atraviesa un período de que suele tener estas fases, según Weiss: Repuesta inicial de shock, Protesta, Desesperación y Recuperación.

Aceptar la

Tras la , la primera respuesta normalmente es un shock. La persona se siente insensible, desesperanzada y se niega a aceptar la realidad de su ausencia. El dolor viene después y se manifiesta en tres etapas.

Primera etapa del duelo

Empieza a sentirse agitada, temerosa, oprimida por un intenso dolor y propensa a sufrir brotes de angustia que rozan el pánico. Estos sentimientos parecen ser el resultado del fuerte impulso de buscar al cónyuge muerto y de la consciencia de que esa búsqueda es inútil. Esto llevado al extremo puede desembocar en desesperación.

Segunda etapa del duelo

Se denomina así, cuando la depresión dura hasta que empieza la recuperación. El dolor puede no ser constante y producirse en ocasiones puntuales cargadas de recuerdos, como los aniversarios.

Acaba el duelo

Ser capaz de recuperarse es la ultima etapa del duelo. La recuperación exige de la persona tres cosas:

  • Aceptar a nivel mental la muerte de su cónyuge, es decir, que busque una explicación positiva de la misma, encontrando razones favorables a la muerte.
  • Aceptar también a nivel emocional, ello significa aprender a neutralizar los recuerdos, para que no entorpezcan su funcionamiento en la vida cotidiana.
  • Cambiar su identidad, esto es: que construya una nueva imagen de sí misma, en la que el cónyuge ausente forme parte de su pasado. Así, podrá iniciar compromisos con nuevas relaciones.

Todo este proceso varia de tiempo de acuerdo a la forma como se afronta el duelo de la pareja respecto a su propia forma de ser. cada persona es diferente a la otra.

Escrito Por: Lorena Martín

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Deja un comentario